24 de octubre de 2010

El lado "B" de los autos eléctricos

No es extraño que los protagonistas de la última versión del salón del automóvil sean los autos eléctricos, que muestran lo último en tecnología y rendimiento. Pero, ¿será efectivamente la solución el uso de estos vehículos para disminuir la contaminación en nuestras calles? Lo cierto es que es una de las soluciones, pero aún no es la mejor solución.

Chilectra ha estado a la cabeza de distintos proyectos que pretenden llenar nuestras ciudades con estaciones de servicio eléctricas, cosa que facilitaría el uso de estos automóviles, y promete tener un sistema de transporte con emisiones de carbono “cero”, pero el problema no radica en las emisiones de estos vehículos, sino más bien en la generación de esta energía eléctrica.

Estamos en medio de una discusión por definir la matriz energética de nuestro país, donde las opciones reales que se barajan son termoeléctricas a carbón, grandes hidroeléctricas como HidroAysén, y las tan temidas Centrales nucleares.

Además se debe agregar que el camino para reducir nuestra huella de carbono y disminuir nuestras emisiones está directamente relacionado con aumentar nuestra eficiencia energética, concepto que cumple a cabalidad un auto eléctrico en cuanto a su funcionamiento, pero no en cuanto al almacenamiento de la energía eléctrica en este caso.

Recordemos que estos autos usan baterías de litio, las que si bien han avanzado enormemente en cuanto a su eficiencia, aun están muy por debajo de otras formas de almacenar combustibles, como por ejemplo el gas natural o los biocombustibles. Sin mencionar que el litio es un recurso no renovable.

No cabe duda que sería ideal contar con un sistema de transporte que no contamine, pero las emisiones del vehículo no sólo salen por el tubo de escape, sino que se deben medir desde el momento de la generación de ese combustible, es decir, de qué sirve el auto eléctrico si para cargarse debe usar electricidad, la que de igual forma viene de una termoeléctrica a carbón, por ejemplo.

De todas maneras mi intención no es criticar el automóvil eléctrico, pero sí dejar claro que existen otras variables a considerar, que escapan del vehículo en sí mismo, y que están más relacionadas con problemas de nuestra matriz eléctrica.

@AlonsoAcunaG

4 comentarios:

Danny dijo...

queda la idea que comparas todo el ciclo del auto eléctrico versus las emisiones del auto convencional. deberías hacer la comparación con respecto a la generación de los combustibles en ambos casos. Central termoeléctrica versus pozos petroleros en el medio oriente y refinerías en Chile...
Sería bueno ver los números para ilustrar a tus lectores.
Saludos

Alonso dijo...

Me parece una excelente sugerencia Danny, voy a recopilar información para hacer una tabla comparativa.
saludos

Anónimo dijo...

Si, también creo que es necesario que hagas los cálculos.
Es alarmante que digas:las emisiones se deben medir desde el momento de la generación de ese combustible, es decir, de qué sirve el auto eléctrico si para cargarse debe usar electricidad, la que de igual forma viene de una termoeléctrica a carbón, por ejemplo.

Si bien, lo que dices es cierto, creo que es mejor enfocarse en que es una buena solución para la "reducción" de emisiones.

Quizás el lado B, no es tan drástico, todo genera una huella, y para eso existe la medición de huella de contaminantes. Saludos!

Anónimo dijo...

Yo creo que no estas considerando bien las cosas, primero que nada en la pura fabricaión de un auto eléctrico consumes 1/4 de la energía necesaria para desarrollar uno a combustión. Además generar energía eléctrica tiene una mucho menor huella de carbono que utilizar autos a combustión, aunque sea generada por centrales termoeléctricas, que por cierto poseen un proceso de generación mucho más eficiente que el de un motor a combustión.

Adempas los autos eléctricos son hasta 4 veces más eficientes que los de combustión, un motor a combustión tiene una eficiencia que bordea el 22%, es decir un auto a combustión funciona mejor como estufa que como auto, pues la mayor parte de la energía se transforma en calor en vez de movimiento. en cambio un auto eléctrico puede alcanzar un 94%

Te sugiero que investigues más antes de escribir algo. Yo soy ingeniero, y estoy dedicado al desarrollo de los autos eléctricos, te aseguro que todos los datos que te di son veridicos pues me di la molestia de calcular la gran mayoría.
Es por gente como tu que habla sin saber que se vuelve dificil avanzar hacia un futuro más eficiente y amigable con el medio.

Nota: Además el consumo de los autos eléctricos se hace de noche, lo que nos ayuda a estabilizar la curva de demanda por electricidad, haciendo que el proceso de generación sea más eficiente.

Publicar un comentario