17 de noviembre de 2010

Ante todo, Eficiencia energética.


Dentro de todos los cambios de hábito que debemos enfrentar para disminuir nuestra huella de carbono, destaca el uso eficiente de la energía. Cosa que suena muy simple, pero que en la realidad ha resultado muy difícil de implementar.

Pese a los esfuerzos de gobierno, y a las diferentes campañas publicitarias, aún es muy poco lo que se conoce sobre la eficiencia energética, y más bien se relaciona solo con el cambiar las ampolletas de la casa. Pero la verdad es que la eficiencia energética va mucho más allá de eso, y está más bien relacionado con implementar medidas e inversiones a nivel tecnológico, de gestión y de hábitos culturales en la comunidad.

Estos cambios muchas veces están relacionados con inversiones económicas, pero lo importante es saber que en materia de eficiencia energética, siempre se recuperara la inversión, puede que en varios años, como es el caso de los sistemas de agua caliente solar, pero de todas maneras se recuperara lo invertido.

La calefacción y la precaria aislación térmica de las viviendas es una materia en que Chile está muy atrasado, además de ser algo que en estos últimos años, con la llegada de las estufas a parafina, parece que es más fácil de pasar por alto. Ya que se ha puesto el énfasis en contar con un sistema económico de calefacción, olvidando por completo la aislación térmica.

Al menos ya hay intenciones por parte del gobierno de crear una agencia nacional de eficiencia energética, iniciativa que es más que necesaria para avanzar en un desarrollo sustentable.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojalá el gobierno no se quede sólo en intenciones y haga algo al respecto en ayuda de todos y no sólo de los empresarios como los subsidios a las constructoras al instalar energía solar.
Ojo también con el concepto de eficiencia energética, porque tiende a confundirse con el bajo consumo energético y no siempre van de la mano. Por ejemplo un auto con un motor pequeño (800cc) no es necesariamente eficiente si al usarlo a plena carga o en zonas de pendientes fuertes consume más que un auto mediano (1600cc) con motor más grande que para hacer el mismo recorrido usa la misma cantidad de combustible al no tener que acelerarlo más como es el caso del auto pequeño.

Pablo C. dijo...

Estoy de acuerdo con la persona que dejo el comentario anterior en todo, excepto, lo del gobierno.
Creo que es responsabilidad de cada persona preocuparse por ser un consumidor responsable, y no me refiero solo a la energía, sino también en cuanto a medir su huella de carbono o la huella de agua.

Dana Hermosilla dijo...

Con respecto a la aislación térmica....me di cuenta de eso cuando tuve la oportunidad de estar en Alemania, allá por más que las casas tengan grandes ventanales o pequeñas ventanas todas son de un grosor suficiente para que aísle el calor y el frío. Por mas que hagan 20 grados bajo cero, las casas siempre están temperadas, aquí en Chile, en invierno hasta almorzaba con chaqueta! Es increíble la cantidad de calor que se pierde.....

Y con respecto al tema en general, la eficiencia energética supone un cambio y lamentablemente es parte de la naturaleza humana ser un animal de costumbres y por lo tanto resistirse un poco a los cambios, ojalá que la racionalidad que también es parte de lo que somos nos haga entender que estas iniciativas no son una opcion, son un deber con nosotros, los demás y el mundo!

Prinderella dijo...

La eficiencia energetica esta de la mano con la eficiencia del capitalismo, o sea, no tendremos una hasta que el modelo economico cambie... da lo mismo los aparatos tecnologicos o las politicas estatales que se generen..

Publicar un comentario