19 de octubre de 2016

Earthship : la construcción sostenible por excelencia


Un earthship es un edificio vanguardista y revolucionario que fue concebido para solver los problemas ecológicos de nuestra época. Se trata de un tipo de casa pasiva que asocia una arquitectura bioclimática a la búsqueda de autonomía. Nada se pierde en este tipo de hábitat totalmente ecológico, autónomo, sostenible y reciclado.

Aparecidos en los años 70, en pleno período hippie y el movimiento de « vuelta a la tierra », los earthships (término que viene de la contracción de la palabra Earth (tierra) y de Spaceship (nave)) o Naves Tierra, son hábitats ecológicos destinados a la autoconstrucción y a la autosuficiencia (agua, energía…), que respetan la naturaleza, que cuestan poco y que se basan en el reciclaje de los materiales. El concepto de los earthships estriba en tres pilares : la gestión del agua, la protección térmica y la creación de energia.

El conceptor de los earthships es el arquitecto estadounidense Michael Reynolds (fundador de Earthship Biotecture), que construyó la primera nave tierra en el desierto de Taos, Nuevo México sobre un terreno de 640 hectáreas. Logró desarrollar un hábitat autónomo, que tiene un impacto positivo sobre el medio ambiente. Gracias a una gestión óptima de las energías solar, eólica, geotérmica y de las aguas de lluvia, su earthship no depende de ninguna conexión a las redes eléctricas y además, el vertido de las aguas de lluvia permite a la vegetación crecer en un entorno donde no crece casi nada.

Se reconocen facilmente las naves tierra ya que su estructura es bastante específica. Se componen de grandes superficies acristaladas orientadas al sur, de paredes en tierra, residuos y materiales reciclados (neumáticos rellenos de tierra, latas de aluminio, botellas de vidrio, madera, adobe…) y de una estructura parcialmente enterrada (así pueden resistir facilmente a terremotos o huracanes).
Para construir este tipo de edificio, se necesita mucha mano de obra asi que maquinaria de construcción, en particular excavadoras y cargadoras que van a preparar el terreno para poder enterrar la nave tierra.

¿ Cómo conseguir autosuficiencia en las naves tierra ?
Para ser autosuficiente, un hogar tiene que tener agua, energia y comida en cantidad suficiente para que cada habitante pueda atender sus necesidades.

En cuanto al agua que cae del cielo, puede ser utilizada varias veces en una earthship : se recupera el agua de lluvia en el techo dentado gracias a un sistema de colección de agua. Luego, el agua «se desliza» en las cisternas enterradas que van a almacenarla y después de una filtración, el agua se vuelve potable. Así, puede ser utilzada como agua sanitaria y después de otra filtración, puede servir para regar las plantas del invernadero. Sin embargo, en lugar de utilizar el agua de lluvia para los baños, se puede también fabricar un sanitario ecológico seco, más económico, que podrá proveer también un abono de calidad para los cultivos del huerto.

Además, las naves tierra son autónomas en energía gracias a paneles solares o instalaciones eólicas.

Por fín, en cuanto a la comida, la autonomía total parece difícil de alcanzar pero es posible aprovechar sus propios cultivos. En efecto, cada nave tierra dispone de un o dos invernaderos, indispensables para el sistema de energía pasiva y el reciclaje de aguas grises. En estos invernaderos, se pueden cultivar plantas, hortalizas que se pueden comer a lo largo del año, cualquiera que sea el clima. Se puede también construir un estanque para los peces o un gallinero para la carne o los huevos.

¿Cómo se conserva el calor en una nave tierra?
Una nave tierra es un hábitat pasivo, o sea muy bien aislado gracias a las paredes que pueden medir más de un metro de espesor. La fachada, siempre orientada al sur, se compone de un doble acristalamiento asi que de paneles solares. Así, cualquiera que sea la temperatura externa, la del interior de la nave tierra se mantiene siempre a unos 20 grados. Este fenómeno se debe a la masa térmica de la tierra (se rellenan los neumáticos con tierra) que permite nivelar las diferencias de temperaduras y aportar una buena solución térmica en el hogar : cuando el interior de la nave tierra se calenta o se refrigera, las paredes absorban o liberan el calor acumulado durante el día. Así, la masa térmica puede calentarse durante todo el día gracias a las grandes ventanas de la casa, orientadas al sur.

Otra ventaja de la nave tierra es su coste muy bajo. Ya que la construcción de este edificio se basa en la recuperación de materiales, el precio de éstos es muy barato respecto a una casa « clásica ». Los neumáticos utilizados se pueden conseguir de forma gratuita en los vertederos, igual que otros materiales reciclados (latas, botellas…). Los únicos gastos importantes son la adquisición de grandes ventanas asi que de paneles solares, bombas, baterias, filtros, turbinas de viento…

Sin embargo, a pesar de todas estas ventajas, existen algunos inconvenientes a este tipo de construcción. En efecto, si una nave tierra es mal diseñada, las perdidas de calor pueden ser importantes. Además, la construcción de este hábitat requiere una mano de obra importante y a veces, el permiso de construcción puede ser difícil de conseguir. Por fín, ya que cada modelo de earthship es único y diseñado en función de las preferencias de cada uno, la reventa no será forzosamente fácil.
A pesar de sufrir una imagen de « casa basura », la construcción de naves tierra tiende a difundirse en muchos paises tales como EEUU, Cánada, Francia, Paises Bajos, Suecia, Nueva Zelanda…Estas casas pueden también ser una buena alternativa para reconstruir zonas devastadas como en Indonesia o en Haiti, a raíz del tsunami.

Es cierto que el hábitat « earthship » puede verdaderamente cambiar e modo de urbanización actual, la gestión de los residuos asi que la organización de la red eléctrica de un territorio.






Fuente de las fotos : Earthship Biotecture

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada