13 de agosto de 2015

Hoy agotamos el presupuesto de la naturaleza para 2015 y comenzamos a vivir en un sobregiro ecológico


  • Datos de la Global Footprint Network indican que hoy 13 de agosto estamos viviendo el llamado Día del Exceso de la Tierra, la fecha aproximada en que la demanda anual de la humanidad sobre la naturaleza superó lo que el planeta puede renovar en un año.
  • Por primera vez Chile entra también en sobregiro ecológico, ya que para mantener el actual consumo y la demanda del país necesitaríamos 1.1 “Chiles”.


Cuatro días antes que lo registrado el año pasado, hoy 13 de agosto los seres humanos comenzamos a vivir a crédito frente a la naturaleza, consumiendo los recursos que deberían ser herencia para las próximas generaciones. El nombre de esta poca feliz efeméride es el Día del Exceso de la Tierra (Earth Overshoot Day), la fecha aproximada en que la capacidad biológica de los ecosistemas para regenerar recursos en forma renovable y absorber los diferentes desechos generados por el hombre, lo que entendemos por biocapacidad, ya no es suficiente para sostener las demandas de la población mundial en un año.

Estos datos fueron calculados por la Red Global de la Huella Ecológica (Global Footprint Network, GFN), think tank internacional de sustentabilidad y socio de la organización mundial de conservación WWF, que colabora con la difusión de este tema, que como destaca Ricardo Bosshard, director de WWF Chile, debe ser un llamado de atención para todos, incluyendo a la empresas, gobiernos y la propia ciudadanía.

Según indica Bosshard, el aspecto más preocupante a nivel nacional es que por primera vez Chile sobrepasa sus propios límites ecológicos, planteándose que serían necesarios 1.1 “Chiles” para sostener el consumo y la demanda actual del país en un año, lo que nos deja sin crédito ecológico. A nivel global, en tanto, se requerirían 1.5 planetas Tierra para producir los recursos ecológicos renovables necesarios para sustentar la huella actual de la humanidad.

“Como país se nos acabarían los recursos el próximo 28 de noviembre, algo que no obstante en la práctica no notamos directamente, ya que comenzamos a cubrir nuestra demanda con un consumo no sustentable de recursos. Se trata de una deuda ecológica que se hace evidente por los niveles de emisiones de CO2 generadas en el mundo, pérdida de biodiversidad, escasez de agua, desertificación, erosión del suelo, productividad reducida de tierras agrícolas, pastoreo excesivo, deforestación, colapso de pesquerías y el impacto del cambio climático”, señala el directivo, enfatizando que esto tiene graves consecuencias ambientales, pero también económicas, que pueden llevarnos a un colapso.
Si bien el panorama no es alentador, Bosshard sostiene que una humanidad más consciente de que la Tierra tiene límites que no podemos seguir transgrediendo y de que, al final del día, tenemos solo un planeta, puede comenzar a hacer una diferencia. A ello deben sumarse mayores esfuerzos para reducir las emisiones de CO2, como el acuerdo que actualmente se discute previo a la Cumbre del Clima de París (COP 21) relativo a eliminar gradualmente los combustibles fósiles, que de lograrse ayudaría a detener la tendencia creciente que muestra la Huella Ecológica.

“En lo que respecta a Chile, hay varios temas clave que pueden generar un cambio positivo, partiendo porque las energías renovables sean el centro de nuestra matriz eléctrica, que reduzcamos el uso de energías fósiles en transporte, en el establecimiento de más áreas protegidas marinas y terrestres, y que logremos proyectos de desarrollo compatibles con la biodiversidad, hasta llegar a un consumo de recursos más sustentable por parte de la comunidad y opciones cotidianas como la reducción del uso de bolsas plásticas, entre otros aspectos”, puntualiza Bosshard.

vía comunicado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada