18 de marzo de 2015

¿La pobreza se hereda?: crónica de las VIII Jornadas de Economía y Medio Ambiente

La_pobreza_se_hereda_crónica_Jornadas_Economía_y_Medio_Ambiente
Un instante de la inauguración de las jornadas.
El pasado 5 de marzo se celebró en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Sevilla la octava edición de las Jornadas de Economía y Medio Ambiente. Estas jornadas siguen siendo fieles a su vocación original: la de ofrecer un foro de debate para que alumnos y profesores universitarios expertos en temas de economía medioambiental, y representantes institucionales de organismos públicos y privados, reflexionen sobre las múltiples interrelaciones entre la economía y el medio ambiente desde una óptica multidisciplinar y transversal. Estas jornadas nacieron y se siguen celebrando con una doble finalidad: por un lado, cubrir el déficit académico que presentan los actuales planes de estudio de los grados oficiales de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales en materia de economía medioambiental, y, por otro lado, sensibilizar y concienciar a los jóvenes estudiantes de hoy de la necesidad de cuidar y preservar el medio ambiente para que las futuras generaciones puedan disfrutarlo, al menos en igualdad de condiciones que las actuales.


Estas jornadas forman parte del programa anual de actividades de la Cátedra de Economía de la Energía y del Medio Ambiente, surgida de un convenio firmado en el año 2011 por el Vicerrector de Transferencia Tecnológica, D. Ramón González Carvajal, en nombre del Rector de la Universidad de Sevilla, y por Dª Soledad Román Collado, en nombre y representación de la Fundació Roger Torné. Ambos coincidieron en la inauguración de estas jornadas y reafirmaron su convencimiento sobre la necesidad y conveniencia de este tipo de colaboración entre la universidad e instituciones privadas como la Fundació Roger Torné. El Vicerrector de Transferencia Tecnológica agradeció a la directora de la Fundació Roger Torné no solo el patrocinio económico de las actividades de la Cátedra, sino también su presencia y participación en estas jornadas.
La intervención de la directora de la Fundació Roger Torné evidenció de una manera clara el espíritu de las jornadas al presentar una serie de datos socioeconómicos relativos al sector más vulnerable de todas las sociedades, el de la infancia, y que no dejaron indiferente a ninguno de los asistentes. Puso el acento en indicadores tales como el porcentaje de niños que viven en hogares con privación material severa (8,3% en 2010 frente al 5,5% de 2008), el de niños que viven en hogares con una intensidad de trabajo baja (13,8% en 2012 frente al 4, 2% de 2008), o el de niños que sólo desayunan un vaso de leche o fruta entre semana (38,2% en 2010, frente al 27,5% en 2006), No menos importante fue el porcentaje que aportó sobre losniños que viven en pobreza o exclusión social (32, 65% en 2013, lo que supone 6 puntos porcentuales por encima de la media nacional).
El impacto de estos datos, en cualquier caso, fue mayor cuando la directora de la fundación advirtió que existe una relación directa entre la pobreza socioeconómica y la pobreza en términos medioambientales, ya que las personas en situación de pobreza socioeconómica son también las que viven con mayores carencias medioambientales. La pobreza medioambiental es un aspecto más de la pobreza y la amplía, agravándose esta consideración en el caso de los niños, a los que les resulta muy difícil romper este círculo vicioso debido al carácter hereditario de la pobreza.
Debo confesar que esta última idea me impactó en ese momento y me ha dado mucho que pensar desde entonces, lo que explica el título de este artículo. Una facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, en particular, y toda la sociedad, en general, deben no sólo plantearse la pregunta de si la pobreza se hereda, sino que deberían trabajar para que la respuesta fuera negativa, ofreciendo medios y maneras para romper la posible condición hereditaria de la pobreza, que pasa, sin ninguna duda, por ofrecer a todas las personas, con independencia de la situación socioeconómica que tengan al nacer, las mismas oportunidades para alcanzar una cultura y formación que les permita romper el círculo vicioso de la pobreza y disfrutar de unas condiciones dignas de vida, incluidas las medioambientales, porque, tal y como nos recordó en su intervención la profesora Marieta Fernández, coordinadora del proyecto Infancia y medio ambiente (INMA) de Granada, “un entorno sano es un derecho humano básico”. En su intervención, la profesora Fernández consiguió no sólo despertar el interés de los asistentes por la relación entre las condiciones medioambientales y la salud infantil de la que habló, sino que también logró un alto grado de sensibilización y concienciación de la importancia del binomio medio ambiente-salud en el bienestar de la infancia.
Esta misma línea de interpelación y reflexión sobre el papel de la sociedad en la preservación del medio ambiente como medida de previsión de la salud de la población de un país también fue desarrollada por el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Complutense de Madrid, el profesor Raga Gil, al destacar que el medio ambiente no es una cuestión aislada o independiente de la propia humanidad, sino que forma parte de la cultura, de los valores y del compromiso del propio hombre consigo mismo y con la sociedad. El profesor Gil señaló que es precisamente esta cultura, en la que se integraría el compromiso social con el medio ambiente, la que diferencia el hombre visto por Hobbes como un lobo para el propio hombre, del hombre virtuoso y sabio dibujado por el padre de la Ciencia Económica, el escocés Adam Smith.
La_pobreza_se_hereda_crónica_Jornadas_Economía_y_Medio_Ambiente
Marieta Fernández, a la izquierda, junto a Soledad Román.
Las intervenciones del resto de ponentes participantes en las VIII Jornadas de Economía y Medio Ambiente pusieron encima de la mesa temas de plena actualidad en el ámbito de la economía de la energía con sus consiguientes implicaciones medioambientales. El profesor José Manuel Cansino, director de la Cátedra de Economía de la Energía y Medio Ambiente diseccionó, con la pericia propia de un cirujano, lasimplicaciones económicas y medioambientales de la bajada del precio del petróleo. Según señaló, y desde un punto de visto macroeconómico, la caída del precio del petróleo se explica por una menor presión de la demanda, debido, entre otras a razones, a la desaceleración de economías con un peso importante en la demanda mundial de petróleo, como China, y por la propia oferta, al estar garantizadas las reservas de petróleos para más de setenta años al ritmo actual de explotación y haber aumentado la oferta. Este incremento se ha producido, entre otros, por la puesta en explotación de numerosos yacimientos de gas Shell extraídos por la famosa técnica delfracking, por las mejoras tecnológicas que permiten la extracción en condiciones económicas ventajosas de petróleos depositados en aguas profundas y por la entrada en producción de los pozos petrolíferos de Libia. A estas justificaciones de carácter económicas hay que añadir el interés geopolítico de algunos países productores de petróleo, como Arabia Saudí, en abaratar el precio del barril de crudo.
El abaratamiento del precio del petróleo está provocando el freno al desarrollo de otras formas de energías menos contaminantes como el gas natural, del vehículo eléctrico o  de las energías renovables, que no pueden competir en precio con el petróleo.
Precisamente sobre la dificultad que entraña el tránsito hacia un sistema 100% renovable versó la conferencia impartida en estas jornadas por D. Antonio Gómez Expósito, catedrático de la Universidad de Sevilla, que sirvió como conferencia inaugural de curso de la Cátedra de Economía de la Energía y Medio Ambiente. Los obstáculos, dijo, se centran en el carácter disperso y difuso de las energías renovables, en la ocupación de espacio e impacto ambiental, en la necesidad de almacenamiento y en la convergencia de los costes, que se están resintiendo últimamente por el abaratamiento del precio del petróleo.
Estas jornadas, a las que se inscribieron más de un centenar de personas, han sido valoradas por una mayoría de los asistentes en las encuestas sobre satisfacción que cumplimentaron al finalizar. Pero a los miembros de la Cátedra de Economía de la Energía y del Medio Ambiente, organizadora del encuentro, nos bastaría simplemente con haber contribuido a la lucha contra la adquisición hereditaria de la pobreza considerada en su sentido más amplio.
Por:Rocío Yñiguez es Doctora en Economía por la Universidad de Sevilla y Licenciada en Derecho por la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Profesora Titular de Escuela Universitaria del Departamento de Análisis Económico y Economía Política de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Sevilla. Miembro de la Cátedra de Economía de la Energía y del Medio Ambiente de la Universidad de Sevilla, con la que colabora la Fundació Roger Torné.

Publicado en fundrogertorne.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada