6 de marzo de 2015

Guía de sostenibilidad empresarial


La sostenibilidad corporativa es un retorno de valor a largo a plazo en los ámbitos ambiental, fiscal, social y ético

Las empresas que participan en el Pacto Global han dicho que lo hacen por tres razones: porque una organización que se compromete con la sustentabilidad es más confiable (79%), porque los principios que se buscan son universales (59%) y porque se promueve toda una acción interna hacia la sostenibilidad (56%)

La Guía de la Sostenibilidad Empresarial: dando forma a un futuro sostenible, es un documento recientemente editado por el Pacto Mundial de las Naciones Unidas (un acuerdo global entre varias naciones que aceptan sumarse a unos principios generales). En este esfuerzo, se detallan cinco características principales que definen a las empresas sostenibles.

En el ámbito actual de los negocios, la sostenibilidad corporativa es un imperativo para lograr el éxito a largo plazo y para asegurar que los mercados ofrecen valor a toda la sociedad. Los ciudadanos cada día se muestran más conscientes de su entorno y en consecuencia más demandantes de la participación de las organizaciones en el desarrollo humano, pero con la conciencia de la preservación de los recursos del planeta tanto para el mantenimiento de las generaciones actuales como las futuras. Todo está conectado directamente con el término de corresponsabilidad. Las empresas deben operar de manera responsable y en línea con los principios universales, a la par que despliegan acciones que se traduzcan en el apoyo a la comunidad que las rodea. Para esta meta de alto nivel, las empresas deben comprometerse, presentar reportes sobre sus actividades y participar a escala local, donde se encuentre su negocio.

Principios que deben atender las empresas según la Guía de Sostenibilidad:
Integridad del negocio: cualquier empresa que desee ser sostenible debe operar con integridad, respetando las responsabilidades fundamentales en las áreas de derechos humanos, empleo, medioambiente y anticorrupción (lo cual atañe a sus empleados también). En este aspecto el Pacto Global tiene estas directrices expresadas y compartidas por cerca de 8 mil empresas en 160 países, lo que representa todo un marco de guía para cualquier desempeño (independientemente del tamaño, complejidad o localización de la empresa).

Fortalecimiento de la sociedad: las firmas sostenibles ven más allá de sus propios objetivos y desarrollan acciones para apoyar a las comunidades que les rodean. No pueden voltear la mirada ante la pobreza, los conflictos, la carencia de educación de la fuerza laboral o la escasez de recursos. Deben saber que no pueden lograr el éxito si su entorno se está deteriorando. Colaboración es la palabra clave.

Compromiso del liderazgo: los líderes de las compañías deben enviar una señal fuerte a toda la organización acerca de que la sostenibilidad cuenta y de que todas las responsabilidades son importantes. Los líderes deben reconocer que no pueden cambiar los sistemas solos. La sostenibilidad requiere una visión de largo plazo y compromiso con los esfuerzos que se requieran para asegurar el progreso e ir al ritmo de un mundo que cambia vertiginosamente.

Informes de progreso: presentar informes sobre el desempeño a los grupos de interés de manera transparente y pública es fundamental para las empresas comprometidas con la sostenibilidad. Para esto se requiere un Reporte Anual de Comunicación en Progreso, que se incluye en los reportes anuales de sustentabilidad y que contiene reseña de los esfuerzos en responsabilidad y apoyo social. En la página del Pacto Global pueden encontrarse unos 28 mil informes de esta naturaleza.

Acción local: aunque los principios del Pacto Global son mundiales, las empresas según su ubicación pueden tender a tener un visión particular de lo que significa la responsabilidad corporativa. Adicionalmente los tipos de problemas que una organización enfrenta y su manera de apoyar las actividades locales pueden variar bastante. Es por ello que para cooperar con las firmas en este sentido, se tiene una red de apoyos locales estratégicos en cerca de 85 países. Estas redes ayudan a las empresas a documentarse y aprender en materia de reportes, la conexión con los aliados locales y otros temas, todo lo que tenga que ver con el desempeño relacionado a la sostenibilidad.

Los Diez Principios del Pacto Mundial, están basados en Declaraciones y Convenciones Universales aplicadas en cuatro áreas: Derechos Humanos, Medio Ambiente, Estándares Laborales y Anticorrupción. Las empresas deben:

Derechos Humanos:
  • Principio 1: apoyar y respetar la protección de los derechos humanos fundamentales reconocidos universalmente, dentro de su ámbito de influencia.
  • Principio 2: asegurarse de que sus empresas no son cómplices de la vulneración de los derechos humanos

Estándares Laborales:
  • Principio 3: apoyar la libertad de Asociación y el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva.
  • Principio 4: apoyar la eliminación de toda forma de trabajo forzoso o realizado bajo coacción.
  • Principio 5: apoyar la erradicación del trabajo infantil.
  • Principio 6: apoyar la abolición de las prácticas de discriminación en el empleo y ocupación.
Medio Ambiente:
  • Principio 7: mantener un enfoque preventivo que favorezca el medio ambiente.
  • Principio 8: fomentar las iniciativas que promuevan una mayor responsabilidad ambiental.
  • Principio 9: favorecer el desarrollo y la difusión de las tecnologías respetuosas con el medio ambiente
Anticorrupción:
  • Principio 10: trabajar en contra de la corrupción en todas sus formas, incluidas la extorsión y el soborno.


La Guía puede descargarse en el siguiente link
http://www.mercadosdemedioambiente.com/biblioteca/sostenibilidad/292_guide-to-corporate-sustainability-shaping-a-sustainable-future/

@ideagenial

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada