30 de julio de 2014

Venezuela: La PreCop social de cambio climático

Realizada recientemente en Margarita, Venezuela, esta consulta propuso cambiar el sistema de vida a uno más cónsono con el ambiente


Del 15 al 18 de julio se realizó en la Isla de Margarita, en Venezuela, la precumbre a la PreCop Social de Cambio Climático, un encuentro de organizaciones con el objetivo de realizar la primera consulta pública mundial. La propuesta es hacer un puente entre los gobiernos y los movimientos sociales para analizar la amenaza planetaria y proponer acciones. Este avance puede calificarse como vital para este país petrolero que indirectamente contribuye a las emisiones de CO2 a la atmósfera y por ende al calentamiento global. Sin duda poner el tema en la palestra de la agenda pública, hacerlo notorio y darle la debida importancia, hará que las instancias gubernamentales incluyan en sus planificaciones con mucha mayor urgencia los temas ambientales y más aún engranen las distintas actuaciones bajo un solo paradigma: sin planeta no hay vida.


El evento prepara el terreno para las tres consultas políticas de alto nivel convocadas para este 2014 en lo que concierne a las negociaciones climáticas. Una de ellas se dará el 23 de septiembre en la sede de la ONU en Nueva York, Estados Unidos, convocada por el Secretario General de la ONU, Ban Ki-Moon, en el marco de la 69 Asamblea General de Naciones Unidas. Posteriormente del 4 al 7 de noviembre Venezuela acogerá la PreCOP Social de Cambio Climático. Y a finales de año en Lima Perú, se llevará a cabo la vigésima Conferencia de las Partes (COP 20). Esta Conferencia de las Partes del Convenio Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), es una reunión anual donde intervienen representantes de diferentes naciones para sostener no sólo discusiones ambientales, sino intercambios transversales a los ámbitos de desarrollo económico y social, donde la meta es visualizar el futuro del planeta de con la óptica del desarrollo sostenible.

En esta ocasión, la precumbre resultó en la Declaración de Margarita sobre Cambio Climático, bajo el lema ¨Cambiando el sistema, no el clima¨. Este documento final destaca el compromiso de las organizaciones sociales participantes con el buen vivir, en armonía con los ecosistemas de la tierra, como vía para combatir la crisis ambiental actual y el cambio climático, y deja asentado que ¨la crisis actual es el resultado de sistemas de desarrollo insostenibles e incompatibles con la felicidad de los pueblos¨, además de sostener que el tema ambiental es de carácter político y por ende es deber de los gobiernos y del sistema multilateral escuchar todas las voces.

Como grandes conclusiones y recomendaciones de este acercamiento, cuya puesta en práctica de algunas, sería realmente loable, se tiene que es necesario compartir las experiencias alrededor del mundo para entender y construir soluciones verdaderas. En cuanto a la juventud, ésta ¨debe estar politizada y empoderada¨ para que tenga voluntad y capacidad de transformar las cosas.

La declaración expone que la piedra angular es la educación y la comunicación. El tema ambiental debe ser un pilar del currículo estudiantil, por lo que hay que repensar la manera en que se educa sobre ambiente y cambio climático. El documento apunta que ¨las luchas del sur deben ser apoyadas desde los países del norte. Los países ricos deben comprometerse a buscar una solución¨. Al respecto se solicita reivindicar la noción de solidaridad y entender las desigualdades entre las naciones.

Las ideas aportadas en los tres días de mesas de trabajo abarcan diversos tópicos, muchas de ellas demandas que requieren la contraparte, el proyecto del cómo ponerlas en práctica y lo más importante, su posible financiamiento. Aunque se reconoce en el documento que para no sobrepasar los 1,5 grados de incremento en la temperatura habría que dejar el 80% de las reservas de combustibles fósiles conocidas bajo la tierra, se indica que para esto es necesario que los países desarrollados reduzcan inmediatamente el consumo y extracción de los mismos. Pero por otra parte se pide consideración a los países en desarrollo que viven de esta actividad, en cuanto a la adaptabilidad paulatina a otros medios de vida.

La declaración solicita la implementación de un Tribunal de Justicia, Ética y Moral de Cambio Climático; así también se refiere al alerta, prevención y manejo de riesgos como partes integrales de los procesos de adaptación. Rechaza la mercantilización de la naturaleza como una solución y exige la reparación de las deudas históricas de algunos países. Señala además que es necesario rescatar las tecnologías ancestrales y el apoyo a tecnólogos populares.

Por último, la precumbre exige a la ONU la difusión pública y la inclusión de más organizaciones a las sesiones, reuniones y negociaciones, alegando que la participación social es un motor fundamental para la transformación. Rechaza la implementación de soluciones ¨falsas¨ al cambio climático tales como: mercados de carbono y otras formas de privatización y mercantilización de la vida, la geoingeniería, la producción de agrocombustibles y todas las medidas que favorezcan el agronegocio. Y finalmente, aboga por la transformación de los patrones de consumo energético mediante procesos formativos, regulaciones para los grandes consumidores y empoderamiento del pueblo sobre los sistemas de producción de energías renovables a pequeña escala bajo control comunitario.

@ideagenial

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada