14 de julio de 2014

Cuando la sustentabilidad es parte del ADN


El Hotel Parque Quilquico, ubicado en la Península de Rilán, Castro-Chiloé, fue pionero, a nivel nacional, en recibir este Sello de Sustentabilidad, como un reconocimiento a su concepción inicial como proyecto ecológico y de bajo impacto ambiental, que integra a los habitantes de la zona, en sus diversas fases, generando empleos de calidad y asumiendo un compromiso con la comunidad. Por estas condiciones Parque Quilquico fue reconocido el 2012 con una mención honrosa por parte de FEDETUR como “Empresa Turística más Sustentable”.

Sin duda, el camino de la sustentabilidad ha exigido esfuerzos, tanto en recursos económicos como humanos. Sin embargo, la práctica de políticas sustentables que se han implementado en forma sostenida en los diversos ámbitos nos ha permitido diferenciarnos como producto hotelero e involucrar a nuestros huéspedes en esta experiencia.



El concepto de sustentabilidad se inició junto con la concepción primera del hotel. En su privilegiado entorno en la Península de Rilán, el proyecto que sus propietarios encargaron al arquitecto Edward Rojas, profesional reconocido por su vasta trayectoria que rescata y pone en valor el patrimonio de Chiloé, se integró al entorno y mantuvo el bosque de árboles nativos en su emplazamiento de suaves lomajes.

Las cubiertas vegetales de los tejados del edificio y sus estacionamientos -planteadas como innovación y aporte a la arquitectura tradicional- además de ser un excelente aislante, no solo devuelven la superficie de vegetación que le quitamos a la tierra, sino que también ayudan a disminuir el calentamiento global del planeta. Llama la atención, cómo el techo de los estacionamientos considera un puente biológico al estar conectados con el terreno del entorno, generando un paso natural para que tanto ovejas, caballos, como otros microorganismos habiten en las techumbres.

Asimismo, el proyecto es amigable con el medio ambiente en el manejo de la energía, contando con calefacción de biomasa a pellet, energía que mediante modernos sistemas provee el agua caliente sanitaria y el calentamiento del agua de la piscina interior y las tinas de madera exteriores.

En su materialidad, el Hotel incorpora el reciclaje de milenarias tejuelas de alerce, pisos y tablas de ulmo o chapas metálicas micro corrugadas de zinc de antiguas construcciones.

Con el fin de sensibilizar al turista con la cultura chilota, su idiosincrasia y tradiciones, producto entre otros factores de su entorno geográfico compuesto por decenas de pequeñas islas, identificamos las habitaciones con la particular denominación de dichas islas. Así, el huésped identifica su habitación con el nombre de una de las islas y palabras como Lemuy, Guafo, Lantec, Tac o Apiao se incorporan a su lenguaje.

La gastronomía que ofrece el Hotel busca revalorizar los productos de Chiloé, especialmente a través de los cultivos tradicionales. Además de que la mayoría de los productos son locales el Hotel cuenta con su propia huerta de vegetales orgánicos.

En ámbitos como el servicio o la calidad gastronómica hemos podido demostrar que la sustentabilidad verdadera es sinónimo de calidad.

vía comunicado

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada