31 de diciembre de 2013

La COP19 y su “contribución” a la lucha contra el cambio climático

Sesión inaugural de la COP19
La 19 Conferencia sobre Cambio Climático arrancaba el pasado 11 de noviembre en Varsovia, con el lema, “me importa”. Su logo, inspirado en este lema, trata de reflejar la importancia que supone el hecho de que los cambios partan de los individuos, para poco a poco reflejarlos en la sociedad.

La COP19, tras doce días, concluía el 23 de noviembre con el mensaje de que los gobiernos se encuentran en el camino hacia el acuerdo climático universal a celebrar en París en 2015. De hecho, este encuentro dice haber permitido trabajar sobre el borrador del que será el futuro acuerdo y sobre el que se volverá a trabajar en la próxima Conferencia sobre Cambio Climático de Naciones Unidas a celebrar en Perú el próximo año. Este futuro gran acuerdo climático universal a concretar en la COP21, entrará en vigor en 2020.


La COP19 ha puesto sobre la mesa la necesidad de resolver dos cuestiones fundamentales, para las que se han intentado buscar soluciones. Ambas cuestiones están vinculadas a los países en desarrollo y han sido promovidas por el G77 y China.

La primera de estas cuestiones viene provocada por el hecho de que los países en desarrollo son los que sufren las peores consecuencias del cambio climático, bien provocado por cambios extremos en los fenómenos atmosféricos o por el crecimiento progresivo del nivel del mar. Todo apunta, aunque sin ser explícito, a las consecuencias terribles que ha tenido el reciente Tifón que ha asolado Filipinas. Para ello se ha aprobado el denominado, “Mecanismo internacional de Varsovia para pérdidas y daños” provocados por el cambio climático.

La segunda de las cuestiones a las que esta cumbre ha resuelto dar prioridad es la provocada por el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la deforestación y degradación de los bosques, que cifran en una quinta parte de todas las emisiones generadas por el hombre y que localizan en los países en desarrollo en los que se sitúan los grandes pulmones del mundo. En este caso, el marco de Varsovia para REDD+ (Reducción de emisiones procedente de la deforestación y degradación en los países en desarrollo, incluyendo la conservación) está respaldado por el compromiso de un fondo de 280 millones de dólares procedentes de EE.UU, Noruega y Reino Unido.

Sesión de trabajo de la COP19
Los gobiernos de todos los países han quedado convocados a la próxima conferencia de las partes, comprometidos a poner sobre la mesa sus propios planes de acción, para alcanzar el acuerdo último universal en 2015. Sin embargo, el escepticismo sigue siendo una nota común entre los ciudadanos, que ávidos por conocer las medias concretas que se van a implementar para atajar el crecimiento de los gases de efecto invernadero, seguimos asistiendo a sucesivas aproximaciones infinitesimales a un acuerdo que nunca parece llegar.

En esta cumbre, China reconoce que las emisiones de los países emergentes son ahora incluso superiores a las de los países desarrollados y que por tanto, parece necesario que se tomen medidas para su mitigación. En concreto, China ha emitido su primer informe nacional para mitigar los efectos del medio ambiente, ya que según sus estimaciones, el cambio climático ha costado a China más de 32900 millones de $ desde 1990 y ha provocado la muerte de más de 2.000 personas como consecuencia de desastres meteorológicos extremos tales como inundaciones, sequías , tifones y tormentas. Los esfuerzos de China frente al cambio climático no se van a ceñir en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. En estos momentos, China considera que las políticas de mitigación son tan importantes como las de adaptación.

Esta sensibilización de los países emergentes, tales como China e India, ante los efectos devastadores del cambio climático ha favorecido probablemente que por primera vez, todos los países del mundo estén de acuerdo en “contribuir” a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero cuidado, este acuerdo ha sido alcanzado porque los países no se han comprometido con objetivos concretos. La fórmula utilizada para lograr dicho acuerdo ha sido sustituir la palabra objetivo por la de contribución.

No creo que puede haber elegido Polonia, mejor lema para esta conferencia. Me importa, pero yo le añadiría otra, me preocupa, y cada vez más.

Publicado en fundrogertorne.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada