7 de mayo de 2011

¿Para qué sirve la sustentabilidad?

sustentabilidad

Un día hablando sobre jacuzzis, me di cuenta de la gran tarea que muchos tenemos por delante. Yo explicaba a un grupo de amigos lo incoherente que resultaba llenar con litros y litros de agua una tina para remojarse para después simplemente abrir el desagüe, mientras muchas comunidades debían hacer malabares para conseguir agua potable. Por su parte una amiga rebatía con el argumento del placer que se merecía cada ser humano y terminaba con la frase “¿para que después otro venga y sí lo disfrute?”. Dio en el clavo de la sustentabilidad aunque no en el sentido que debía.

El término sustentable o sostenible significa simplemente satisfacer las necesidades actuales o de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras. Fue mencionado por primera vez en 1987 por la Comisión del Medio Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas (creada por ONU en 1983) en el documento “Nuestro Futuro Común” o Informe Brundtland. Se trata simplemente de tomar conciencia de que la historia del planeta sigue su curso y después de nosotros vendrán más seres humanos que necesitarán también los recursos naturales, por ello es imprescindible hacer uso racional de ellos. Si se quiere ir más allá la sustentabilidad es buscar una vida en equilibrio, el desarrollo armónico del ser humano que gracias a la evolución mira a su alrededor preocupándose por su entorno y por el prójimo.

Llevar una vida sustentable es muy fácil. La vía básica para iniciarse es pensar en la conservación ambiental (aunque cuando se habla de desarrollo sustentable el ámbito es mucho más amplio y comprende lo económico y social). Partimos de que ningún recurso renovable debe utilizarse a un ritmo superior a como se produce y ningún contaminante deberá producirse a un ritmo superior al que pueda ser reciclado, neutralizado o absorbido por el medio ambiente. En nuestro desempeño diario los pequeños pasos son grandes avances. El baño diario puede pensarse como una rutina breve de aseo personal que no dure más de algunos minutos, igual puede hacerse con las jornadas de lavados de autos o fachadas, para lo cual el uso de aguas recicladas sería ideal. Podemos optar por racionalizar y responsabilizarnos por nuestro consumo, comprar lo que realmente necesitemos, buscar productos que se vendan en envases reciclables, que pertenezcan a empresas socialmente responsables. No debemos esperar una crisis para ahorrar energía, debe ser un hábito apagar las luces que no hacen falta, desconectar equipos y usar alternativas (como preferir la ventilación natural).

El gran salto sin embargo es involucrarnos en el tema, no importa si vivimos en el campo o en la ciudad, en una urbanización o en un barrio. Tenemos que autocalificarnos de promotores sustentables, sentirnos en onda con esto que parece moda pero una moda buena. Asistir a actividades que promuevan iniciativas de esta clase: charlas, talleres, verbenas, cursos, campañas de calle y movimientos de opinión pública que vayan creando el ambiente de discusión e intercambio que tanto enriquece y amplía nuestros derechos humanos. Exigir a gobernantes y candidatos propuestas concretas que atiendan nuestras realidades ecológicas, geográficas, poblacionales, sociales, culturales, económicas, políticas, de acuerdo con las premisas del desarrollo sustentable. Si nos conectamos a esta red podemos dar respuesta al planteamiento inicial, ¿para qué sirve la sustentabilidad? y la respuesta saldrá solita… sencilla…sirve para sentir que no estamos solos, que el planeta es de todos, que debemos pensar en nuestros hijos, en los hijos de ellos y en el del vecino y en el del conciudadano…la sustentabilidad sirve para dejar legado y avanzar con la satisfacción de contribuir al buen desarrollo de la humanidad.


@ideagenial

7 comentarios:

Anónimo dijo...

no entiendo

Anónimo dijo...

Excelente reflexión...

Anónimo dijo...

espantosa pagina

Anónimo dijo...

si no les gusta simplemente no comenten

Anónimo dijo...

LUIS ANTONIO DICE:
es muy mamon

Anónimo dijo...

es muy buena refleccion q hace q pensemos q estamos acabando con el planeta

Angel Lórigo dijo...

Yo comento, no mames, tengo un chingo de tarea.

Publicar un comentario en la entrada