15 de diciembre de 2010

Carta abierta a Mr. Al Gore (en nombre de todos los realistas climáticos chilenos)

Por Carlos Ferreira

Dear Al,

Yo, como tantos otros, acudí hace cuatro años al cine a presenciar el notable documental llamado “Una verdad incómoda”, de tu autoría. En la cinta no dejaste dudas de que eres un orador de aquellos, con una retórica difícil de igualar. Y no vengo para hablarte de un fraude o de que el documental tiene otras intenciones. No soy de los que creen que tu trabajo es el intento de que los países de primer mundo frenen el desarrollo de los países de tercer mundo, como Bjorn Lomborg lo plasma en Project Syndicate, una feroz crítica a tu filme. Tampoco soy de los que piensan que estos países de tercer -o cuarto- mundo, como el nuestro, cuando se desarrollen y puedan tener energía habrá inevitablemente emisiones de C02 hacia la atmósfera y habrá un calentamiento global, si es que existe. 

Y es que no hay que ser experto para saber que no todos podemos luchar contra el cambio climático. Porque más allá de que se produzca o no, las medidas de precaución están hechas para una elite, para una parte de esta humanidad que tiene recursos, tiempo y educación para moverse en contra de este monstruo que nos presentaste. 

Te explico. El Ministerio de Ciencia e Innovación de España diseñó una serie de conductas que un ciudadano ejemplar podría adoptar para ir en contra del cambio climático. Y yo lo extrapolé a Chile. A nuestra nación. Primero el transporte. Reducir el individual y promocionar los medios colectivos. ¿Qué es esto? ¿A quién en Chile le gustaría más viajar en Transantiago , o en alguna micro de provincia, antes que en su propio auto? Es inhumano. Luego hablan de los residuos, o sea la basura. Si en Chile no existe un sistema efecto de reciclaje, y la recolección de basura cada vez genera más impacto y dudas, es imposible que la ciudadanía ataque por ese lado. Ahora, en el artículo 9 hablan de las casas. Que se deben construir con buenos materiales aislantes térmicos para que la inversión en calefacción y el aire acondicionado sea menor. ¿Se le puede exigir eso a una persona que no gana más de ciento cincuenta mil pesos al mes? Pues creo que no. Si optan a subsidios de vivienda que finalmente derivan en casas “chubi”, o casas Copeva.

Los paneles solares parecen ser los fetiches de los ambientalistas. Y si son fotovoltaicos conectados a la red eléctrica, mucho mejor. Esa inversión significa una millonada a nivel de hogar, puesto que aún ni siquiera entran en el mercado paneles solares que no sean de uso industrial. Se habla de impuestos también. Que se asignen para la conservación de recursos, esa ya es una medida totalmente arbitraria, que será pagada por nuestras generaciones para un largo plazo. Vaya a explicarle eso al chileno que con suerte puede pagar sus propias imposiciones. 

Por otro lado tenemos las cosas que nos sugieren comprar, como las ampolletas fluorescentes LEDS para el hogar, las cuales cuestas más del triple que las comunes, y lo más probable es que sea toda una campaña en pro de las empresas americanas que las producen. También, cada ambientalista abnegado como tú, Al, nos aconseja elegir un vehículo eficiente. Que cuando compremos el próximo auto, elijamos el vehículo menos contaminante y más eficiente que se ajuste a nuestras necesidades. Quizás se refieren a un innovador híbrido que combine un motor de gasolina con motores eléctricos (y nunca necesite conectarse) como el Honda Hybrid, el cual en Chile cuesta entre 15 y 17 millones de pesos, ¿accesible, no? O tal vez un pequeño auto compacto chino, mientras esperamos el famoso auto eléctrico apto para el bolsillo de cualquier ejecutivo local. 

En definitiva, mister Gore, creo que toda tu campaña está basada en un mecanismo alejado de nuestras realidades (y culturas). Quizás sí sean segundas intenciones, como sugieren algunos, pero se debe tener claro que todas las medidas están hechas para países en desarrollo, como España o Estados Unidos, países que tienen que lidiar con otros problemas ahora. No como Chile. Déjanos ocuparnos de nuestros trabajadores mineros, del sistema carcelario y de la reforma judicial, antes de hacer de este planeta un lugar mejor. Para eso están los nuevos líderes que se hacen millonarios dictando charlas a países con otras realidades, enseñándoles a cómo surgir, a cómo vivir. Como tú.

Have a nice day.

Santiago, Chile.
Diciembre de 2010

6 comentarios:

Kankurua dijo...

Carlos... en serio piensas que mejor nos quedamos mirando en la tele los muertos quemados y los paros en las calles??? Nadie hace nada por nosotros sino nosotros mismos... participar de acciones para mitigar el impacto en el clima global es un deber de humano sensible... y me importa un pepino si lo sugiere o no el tal Al Gore..
abrazo

Gon__ dijo...

Concuerdo en que las propuestas de Al Gore no son coherentes con la realidad de ciertos países y sectores de la sociedad. Están destinadas a una sección de la sociedad que sí puede invertir. Sin embargo, los esfuerzos que se pueden realizar en contra del cambio climático son transversales a las clases sociales. Cada cuál verá con qué aportar y de qué forma, por lo tanto, decir que "no todos podemos luchar contra el cambio climático" me parece incorrecto. Solo basta conciencia y voluntad.

saludos!

Idoia dijo...

Estoy de acuerdo con los comentarios, el cambio de climatico es un problema global y por lo tanto no diferencia ni clases ni religiones.., Las medidas deben de ser conjuntas.
Cada cual aportar su granito de arena pero hay veces que con concienciarte y concienciar consigues mas que quien posee. Un saludo

Anónimo dijo...

Carlos, por personas como tu que creen que todo lo tienen que hacer los demás, o los que tienen dinero, es por que el mundo está como está, o por que luchar da tanto trabajo que mejor dejemos las cosas como están.
Y tal vez en Chile no podamos hacer los cambios inmediatos, pero si podemos dar pequeños pasos, educar y concientizar.
Como dice GON, sólo basta conciencia y voluntad (ambas gratis)

Anónimo dijo...

Carlos lamento mucho tus palabras , ya que hay personas en Chile que si nos interesa aportar y este documental se los he mostrado a mis hijos y ellos han tomado conciencia y tenemos un dia a la semana sin computador ,sin radio ,television ni auto, si todos nos proponemos lo mismo ahorrariamos un poco de energia y este mundo seria un poco menos caluroso.
Saludos

Marcos dijo...

Me parece que para poder combatir el calentamiento global no solo hace falta concientizar a cada uno de ustedes ya que uno ayudando por si solo no tendra un imacto para poder revertir o frenar este mal, esto debe ser transversal a todos, empresarios, iglesias, gobiernos, estados, todos invirtiendo... ahora solo es una campaña de marketing como lo veo yo, esto de ser "verde" es un negocio y la verdad no deberia serlo... saludos a todos

Publicar un comentario